exiliados.org
Diciembre 20, 2014, 09:38:41 *
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
Noticias: Bienvenidos al foro de la Asociación de Descendientes del Exilio español sobre nacionalidad.
Nos permitirá a todos los interesados compartir información, dudas y respuestas sobre la aplicación de los contenidos de la Instrucción de la Dirección General de los Registros y del Notariado, sobre el derecho de opción a la nacionalidad española para los hijos/as de españoles y nietos del exilio.
Ludivina García Arias.
 
   Inicio   Ayuda Buscar Ingresar Registrarse  
Páginas: [1]
  Imprimir  
Autor Tema: Perdida de nacionalidad por matrimonio  (Leído 9342 veces)
andrea
Socios
Usuario simple del Foro
*****
Desconectado Desconectado

Mensajes: 95


Ver Perfil
« : Marzo 19, 2009, 01:17:34 »

Dado que se estan presentado rechazos a la solicitud de nacionalidad por nietos de abuela en algunos consulados, anexo una resolucion dela DGRN en donde,la solictante, se le niega recuperar la nacionalidad  por el codigo civil del 2002 al no demostrar que su madre fuera española en el momento de su nacimiento. La direccion explica que la muejr no muestra documentos suficientes  sobre el matrimonio de la madre, que de haberse realizado bajo el codigo civil vigente hasta 1954, implicaria QUE LA MADRE PERDIO LA NACIONALIDAD.
Artículo 21
El español que pierda esta calidad por adquirir naturaleza en país extranjero, podrá recobrarla volviendo al Reino, declarando que tal es su voluntad ante el encargado del Registro civil del domicilio que elija para que haga la inscripción correspondiente, y renunciando a la protección del pabellón de aquel país.

Artículo 22
La mujer casada sigue la condición y nacionalidad de su marido.
La española que casare con extranjero, podrá, disuelto el matrimonio, recobrar la nacionalidad española, llenando los requisitos expresados en el artículo anterior.


Si se hubiera realizado bajo el código civil posterior, la solicitante tendria que mostrar un certificado de no nacionalización, puesto que el codigo civil establecia que la mujer perdia la nacionalidad si le correspondía seguir la del marido.
Artículo 23
También perderán la nacionalidad española:...
3º La española que contraiga matrimonio con extranjero, si adquiere la nacionalidad de su marido.
4º La mujer no separada legalmente, cuando el marido pierda la nacionalidad española y a ella le corresponda adquirir la del marido.

Como quien presenta el recurso no tiene dicha prueba, y despues de analizar otro supuesto, la resoluciòn afirma que no le corresponde recuperar la nacionalidad a  la solicitante, sino solo optar.

Queda aun por resolver que algunos consulados interpretan que dichos matrimonio, son una decisión personal y no fueron causa de la salida de las abuelas en las fechas que marca la isntrucción,( con lo que según parece cometerian el grave delito de rehacer sus vidas en lugar de optar por ejemplo, por algún convento) pasando por alto que incluso la instrucción no marca a la carta de naturalizacón como un documento a presentar y olvidando que se presume que nuestros abuelos " PERDIERON O RENUNCIARON" a la nacionalidad.

Coloco el el Link del BOE por si alguien en alguna reclamación pudiera servirle, sobre todo a quienes sostienen quea la hora de aplicar la legislacion,  la no era causa de pérdida de nacionalidad  que la mujer española se hubiese casado con un extranjero. 

Supongo que, a las abuelas que entraron como asiladas politicas, se les contará este hecho para su "perdida" de nacionalidad, pues eso implcia que en un país como México, estas muejres no se presentarian a las oficinas franquistas, pues ellas reconocian a la República y su gobierno en el exilio (como el resto de Españoles exiliados), además de que muchos de ellos fueron privados por el franquismos de sus derechos.

Se de igual forma que escribiendo al MAEC consular@maec.es y al Minsterio de justicia, se esta recibiendo una respuesta afirmativa, asegurando que NO es necesario presentar la carta de naturalización siempre y cuando se presenten los otros documentos que marca la instrucción.

20925 RESOLUCIÓN de 5 de octubre de 2006, de la Dirección
General de los Registros y del Notariado, en recurso interpuesto
contra providencia de Juez Encargado de Registro
Civil, en expediente sobre recuperación de la nacionalidad
española.

http://www.boe.es/boe/dias/2006/11/30/pdfs/A42202-42202.pdf#
 
Andrea


« Última modificación: Marzo 19, 2009, 02:45:16 por andrea » En línea
Ludivina Garcia
Administrator
Usuario simple del Foro
*****
Desconectado Desconectado

Mensajes: 875


Ver Perfil
« Respuesta #1 : Mayo 29, 2009, 07:30:25 »

Hola,
Transcribo a continuación algunos párrafos del art. siguiente encontrado en Internet,  sobre Efectos del matrimonio sobre la nacionalidad de las Mujeres: Informe del Dr. Phanor J. Eder. de la Universidad de Nueva York,  como Relator General, en el Tercer Congreso Internacional de Derecho Comparado. Sección II-B. Londres, agosto de 1950. Boletín del Instituto de Derecho Comparado. (Traducido por Javier Elola Fernández).
http://www.juridicas.unam.mx/publica/librev/rev/indercom/cont/11/dtr/dtr2.pdf

Es interesante si algunos foristas se preguntan cuál era la situación jurídica en los países de inmigración o de asilo, de sus abuelas españolas de origen, en relación a la pérdida o no de la nacionalidad por matrimonio con extranjero en el momento en que estaba vigente el Código civil anterior a 1954, al que hace mención la resolución que recuerda Andrea.

Las conclusiones del autor eran las de que el matrimonio no debe producir efectos sobre la nacionalidad de la mujer casada, si ella desea conservar su nacionalidad de origen.
Para el Dr. Phanor J. Eder el cambio de nacionalidad, en contra de su voluntad, era inadmisible. El derecho de los Estados Unidos de Norteamérica y la mayor parte del de los países latinoamericanos, seguíann estos lineamientos.

Francia: La Ley de 1927, que otorga la nacionalidad francesa únicamente en dos casos: con expresa petición de la mujer y, a fin de evitar la falta absoluta de nacionalidad, cuando según su ley nacional la mujer adquiere la nacionalidad del marido.
El decreto -Ley de 1938, que mantiene el principio de la conservación de nacionalidad por la mujer extranjera casada con ciudadano francés y no le impone la nacionalidad de éste, y la ordenanza de 1945, por la que, volviendo al principio del Código Napoleón, "una mujer extranjera que contrae matrimonio con un francés adquiere la nacionalidad francesa", pero si su propia ley le permite retener su nacionalidad, puede, por medio de una declaración, anterior al matrimonio, rechazar la nacionalidad francesa.
Los países latinoamericanos regulaban las principales cuestiones de nacionalidad en sus Constituciones y muchas de éstas contienen disposiciones expresas sobre la nacionalidad de la mujer casada. Muchas Constituciones sientan la norma de que ni el matrimonio, ni su disolución afectan la nacionalidad de la mujer: Cuba (1940) art. 16; Ecuador (1946) art. 12; Honduras (1936) art. 9; Nicaragua (1939) art. 17; Venezuela (1936) art. 14.
La Constitución de Bolivia (1943, art. 41) establece que la mujer boliviana casada con un extranjero no pierde su nacionalidad; una mujer extraanjera con boliviano adquiere la nacionalidad de éste, con tal de que resida en el país.
En algunos países, una mujer extranjera casada con un nacional, es considerada como ciudadana por naturalización, con o sin calificaciones específicas. Una mujer extranjera casada con un costarricense, es ciudadana  costarricense por naturalización. (Constitución de 1943, art. 6)
Entre los cubanos por naturalización se incluye, a la mujer extranjera casada con un cubano, cuando de dicha unión resulta descendencia, o si ambos mantienen residencia continua durante dos años, siempre que ella renuncie a su nacionalidad de origen. Una mujer cubana casada con un extranjero retiene su nacionalidad de origen. Una mujer extranjera casada con un cubano retiene su nacionalidad original o adquiere la cubana, mediante previa opción, en la forma establecida por la Constitución, las leyes o los tratados internacionales. (Constitución de 1940, arts 13 y 16)
Según la Constitución de la República Dominicana (1947, art Cool, ningún dominicano puede solicitar un estatuto extranjero por naturalización o por cualquier otro medio. Sin embargo, una mujer dominicana casada con un extranjero puede  adquirir la nacionalidad del marido.
La Constitución de Guatemala (1945, art. 8º), incluye entre los naturalizados a la mujer extranjera casada con un guatemalteco, si ella elige la nacionalidad guatemalteca.
México incluye entre los ciudadanos por naturalización a la mujer extranjera que contrae matrimonio con mexicano y tiene, o establece, su domicilio en México (Constitución de 1917, art. 30)
Nicaragua tiene una disposición semejante, si, mientras reside en Nicaragua, ella declara su deseo de adquirir la nacionalidad nicaragüense.
La Constitución venezolana (1936) incluye, entre los venezolanos por naturalzación, a la mujer extranjera casada con venezolano si, de conformidad con su ley nacional, pierde su nacionalidad anterior por causa del matrimonio; y agrega que una mujer venezolana, casada con un extranjero, conserva su nacionalidad, a menos que manifieste su deseo en contrario y siempre que tal manifestación sea suficiente para adquirir la nacionalidad del marido, de acuerdo con la ley de éste (Arts. 12, 14).
Perú establece que una mujer extranjera casada con un peruano adquiere la nacionalidad de su esposo. Una mujer peruana casada con un peruano adquiere la nacionalidad de su esposo. Una mujer peruana casada con un extranjero, retiene su nacionalidad, a no ser que renuncie expresamente a ella.
Según el Derecho de Colombia (Ley Nº 22 bis, de 1938), una mujer extranjera casada con un colombiano no adquiere la nacionalidad colombiana; para ello debe naturalizarse. La ley nada dice en relación a la mujer colombiana casada con extranjero, pero la Oficina de extranjeros y las autoridades sostiene que ella conserva su nacionalidad. Colombia ha dado fuerza de ley (Ley Nº 77, de 1935), a la Convención de Montevideo de 1933, cuyo Artículo 1º determina que no deberá haber distinción alguna en materia de nacionalidad por razón de sexo. * (ratificaron esa Convención: Brasil, Cuba, Chile, Ecuador, Guatemala y Panamá, y, con reservas, Honduras, México y los Estados Unidos)
En la Argentina, el problema de la adquisición o pérdida de la nacionalidad queda a cargo de los tribunales. A falta de un texto legal, la Suprema Corte sostiene que en materia de nacionalidad y otras cuestiones, la mujer sigue la condición del marido. Recientemente, la Corte ha distinguido al respecto en cuanto a competencia jurisdiccional. Según la nueva Constitución (1949), el matrimonio de una mujer extranjera con un argentino no le confiere a aquélla, automáticamente, la nacionalidad. El Art. 31 requiere dos años de residencia y el art. 68 (11) impone el principio del ius soli (nacionalidad natural).
« Última modificación: Mayo 29, 2009, 07:41:56 por Ludivina Garcia » En línea
Ludivina Garcia
Administrator
Usuario simple del Foro
*****
Desconectado Desconectado

Mensajes: 875


Ver Perfil
« Respuesta #2 : Mayo 30, 2009, 12:47:29 »

En 1975 se aprobó la siguiente Ley, de la que he extraído sólo lo referente a la nacionalidad de la mujer, pero como ya sabemos, desde entonces no han sido capaces en España de resolver jurídicamente su aplicación retroactiva favorable y evitar la discriminación por sexo que significa.

Ley 14/1975, de 2 de mayo, sobre reforma de determinados artículos del Código Civil y del Código de Comercio sobre la situación jurídica de la mujer casada y los derechos y deberes de los cónyuges

En materia de nacionalidad de la mujer casada, el Código Civil aplica en forma rigurosa el llamado principio de unidad de la familia. De esta suerte, la mujer que contrae matrimonio adquiere la nacionalidad del marido, salvo cuando, excepcionalmente, el Ordenamiento jurídico de éste se la niegue. Y, si el marido cambia de nacionalidad, la mujer ha de seguir necesariamente esa nueva nacionalidad, si no está judicialmente separada.
La regla de una rigurosa unidad de la familia pudo tener un fundamento social en los momentos históricos en que las comunidades nacionales eran compartimentos muy replegados sobre sí y poco comunicadas. Por ello se consideraba necesario que la familia, como cuerpo intermedio entre la sociedad y el Estado, fuera exponente también de la rígida unidad nacional. En nuestro tiempo, sin embargo, la multiplicación de las relaciones internacionales, tanto a escala de los Estados como de las personas, y el decidido tránsito hacia comunidades más amplias que las nacionales, hacen que
aquellas premisas se hayan alterado, de manera tal que no se ve ya razón suficiente para que una misma familia no pueda estar compuesta por personas de diferentes nacionalidades, al paso que la coherencia de la familia se manifiesta más en el orden afectivo, interno y sustancial que en el externo y formal.
A ello se añade el hecho de que la regulación actual ha conducido, en la práctica, a soluciones que parecen contrarias a un natural sentido de la justicia. No es infrecuente el caso de mujeres españolas que, por haber contraído matrimonio con extranjeros, aún sin haber abandonado nunca el suelo español, son consideradas dentro de él como extranjeras, por el simple hecho de que la ley nacional del marido les otorgaba la nacionalidad de éste, con la grave consecuencia de perder
cargos, empleos o puesto de trabajo que desempeñaban en el país donde nacieron y continuaban viviendo.
La reforma consagra el criterio de que el matrimonio no incide por si sólo y de manera automática en la adquisición, pérdida o recuperación de la nacionalidad española. La pérdida de la nacionalidad española, para quien contrae matrimonio con extranjero, ha de ser siempre voluntaria. Como consecuencia, igualmente voluntaria ha de ser la adquisición de la nacionalidad española por la persona de condición extranjera que casa con español o española.
Por idénticas razones se han derogado los apartados tercero y cuarto del artículo veintitrés del Código, para suprimir la pérdida automática de la nacionalidad. Y se ha eliminado el párrafo primero del artículo veinticinco, dado que la recuperación de la nacionalidad española por la mujer casada ha de atenerse a las reglas generales de toda recuperación de nacionalidad.


«Artículo 21.
El matrimonio por sí solo no modifica la nacionalidad de los cónyuges ni limita o condiciona su adquisición, pérdida o recuperación, por cualquiera de ellos con independencia del otro.
El cónyuge español sólo perderá su nacionalidad por razones de matrimonio con persona extranjera si adquiere voluntariamente la de ésta.
El cónyuge extranjero podrá adquirir la nacionalidad española por razón de matrimonio si expresamente optare por ella, con aplicación de lo dispuesto en el párrafo final del artículo 19 y en el último párrafo del artículo 30»

Artículo 22.
Perderán la nacionalidad española los que hubieran adquirido voluntariamente otra nacionalidad.
Para que la pérdida produzca efectos, se requiere tener veintiún años cumplidos, o dieciocho y hallarse emancipado, haber residido fuera de España, al menos, durante los tres años inmediatamente anteriores, y, en cuanto a los varones, no estar sujetos al servicio militar en período activo, salvo que medie dispensa del Gobierno.
No podrá perderse la nacionalidad española por adquisición voluntaria de otra, incluso por razón de matrimonio, si España se hallare en guerra.
(...)

DISPOSICIÓN TRANSITORIA.
El régimen establecido en la nueva redacción del artículo 21 del Código Civil será también aplicable a la mujer extranjera casada con español antes de la presente Ley y, en consecuencia, podrá recuperar su anterior nacionalidad con arreglo a su Ley de origen.
La mujer española que hubiere perdido su nacionalidad por razón de matrimonio con anterioridad a la entrada en vigor de esta Ley, podrá recuperarla con arreglo a lo establecido en el artículo 24 del Código Civil en su nueva redacción.

Tardarían incluso hasta la Ley 29/1995 en aprobar la recuperación de la nacionalidad española perdida por la mujer antes de 1975:

Segunda. Recuperación de la nacionalidad española perdida por la mujer, por razón de matrimonio, con anterioridad a la entrada en vigor de la Ley 14/1975.
La mujer española que hubiera perdido la nacionalidad española por razón de matrimonio, con anterioridad a la entrada en vigor de la Ley 14/1975, podrá recuperarla de conformidad con lo previsto en el artículo 26 del Código Civil, para el supuesto de emigrantes e hijos de emigrantes.
« Última modificación: Mayo 30, 2009, 01:49:25 por Ludivina Garcia » En línea
Chetos
Usuario simple del Foro
**
Desconectado Desconectado

Mensajes: 2


Ver Perfil
« Respuesta #3 : Octubre 02, 2010, 07:26:23 »

Ludivina, Andrea,

 Por favor ayudenme con esta duda. Mi abuela nacio en Mexico y es hija de Espanol. Es ella Espanola de origen? Ella se caso con un mexicano y nunca fue a Espana. Puedo yo comprobar el exilio con esta nueva resolucion de que al casarse perdia su nacionalidad Espanola y no podia volver a Espana a recuperarla? Mi abuela ya fallecio.

 Sin mas, Gracias por todos los interesantes comentarios.

 Luis
En línea
bitito
Usuario simple del Foro
**
Desconectado Desconectado

Mensajes: 775

A lo que sigue


Ver Perfil
« Respuesta #4 : Octubre 02, 2010, 04:11:54 »

Chetos, si tu bisabuelo español emigró a México y tuvo a su hija sin antes renunciar a la nacionalidad, tu abuela es española de origen, tu padre/madre (hijo/hija de tu abuela) puede aplicar a la nacionalidad española de origen por anexo I de la ley de la memoria histórica (disposición adicional séptima de la ley 52/2007) hasta el 26 de diciembre de 2011. Tú sólo podrías, por el momento, optar por la nacionalidad si eres menor de edad y una vez que tu padre/madre opte por la nacionalidad.

Los mayores de edad, bisnietos del emigrante español no pueden obtener la nacionalidad española por esta ley.

Se recomienda que tu padre/madre opte para que en un futuro esto te pueda ayudar en obtener la nacionalidad por otras vías que se puedan presentar.
En línea

Presenté papeles en agosto de 2009 en Monterrey, México. Acta en mis manos! Septiembre 2011
Tramité pasaporte Noviembre 2011 Recibido Diciembre 2011
Chetos
Usuario simple del Foro
**
Desconectado Desconectado

Mensajes: 2


Ver Perfil
« Respuesta #5 : Octubre 03, 2010, 05:34:16 »

Muchas Gracias Bitito!

 Tengo 42 anios. En el acta de nacimiento de mi abuela dice que su Papa es Espanol y q NO renuncia a su ciudadania.

 Lo unico que tengo de mi bisabuelo, el nacido en Espana,  es la copia de un manuscrito de una fe bautismal hecha por un cura de Santander.

 Mi pregunta es si puedo solicitar la ciudadania bajo el anexo II y presentar como prueba de exilio diciendo que la abuela, en mi caso de origen nacida en Mexico, pierdo su nacionalidad Espanola al casarse con un Mexicano y no podia regresar a Espana a recuperarla ya que estaba el gobierno de Franco.

 Te agradesco mucho tus comentarios sobre este caso en particular
En línea
bitito
Usuario simple del Foro
**
Desconectado Desconectado

Mensajes: 775

A lo que sigue


Ver Perfil
« Respuesta #6 : Octubre 04, 2010, 05:38:34 »

Desgraciadamente el exilio es para los españoles que salieron de España entre 1936 y 1955.

Conviene que tu progenitor en la linea de tu abuela opte por anexo I y tal vez en alguna ley futura tu puedas optar.

Saludos
En línea

Presenté papeles en agosto de 2009 en Monterrey, México. Acta en mis manos! Septiembre 2011
Tramité pasaporte Noviembre 2011 Recibido Diciembre 2011
Páginas: [1]
  Imprimir  
 
Ir a:  

Impulsado por MySQL Impulsado por PHP Powered by SMF 1.1.11 | SMF © 2006-2008, Simple Machines LLC XHTML 1.0 válido! CSS válido!